Home

 

Seis años atrás, el impacto del uso de Internet aplicado a la enseñanza en el aula sugería una renovación a corto plazo de las prácticas tradicionales en el aula. La Internet era una nueva aliada que prometía ahorro de tiempo e incremento en el interés de los alumnos por participar y aprender, aunque a decir verdad, no era masivamente entendida ni menos aprovechada completamente por profesores y estudiantes. Desde el inicio, concepciones difusas acerca de cómo el uso de Internet y sus herramientas cambiarían el panorama educativo han entorpecido un desarrollo más auspicioso de las tecnologías de la información aplicadas a la educación.

Sin embargo, no todo se debe a la poca claridad del enfoque con el que se pretendía innovar en educación a través de Internet y sus herramientas, sino que también es necesario reconocer que debido a que el sistema tradicional de la educación en Chile  penaliza la desconcentración, comunicación en el aula fuera del contexto de tareas, desobediciencia , entre otras cosas, el uso masivo y extendido de Internet aplicado a la totalidad de la jornada escolar era algo que no sería aceptado de forma inmediata y sin objeciones.

En conjunto, la poca claridad sobre el objetivo y cómo proceder a incluir la Internet como una herramienta cotidiana e indispensable en el aula, sumado al miedo a la pérdida del control de disciplina del aula ha tenido como consecuencia un lento paso hacia un cambio real en la metodología que indique un cambio significativo y sobre todo una adaptación a las necesidades de gestión de conocimiento y de aprendizaje en diferentes plataformas dentro y fuera del aula, y por consiguiente, un estancamiento en el aprendizaje de personas que están rodeada de estímulos y que están insertas en un mundo que cambia más rápidamente de lo que ellos pueden entender.

Como muchos profesores y profesionales interesados en la educación, pienso que es clave entender que lograr cambios metodológicos adaptados a las necesidades de hoy será un proceso en contínuo ajuste y sujeto a cambios. Un proceso que debe disfrutarse desde el primer momento en conjunto con los estudiantes en un contexto didáctico cotidiano en que ambos actores están aprendiendo, para que así, en unos años más, podamos ver realmente que el impacto de la tecnología en el aula no sólo fue un cambio de formato de dispositivos (disquettes, CDs, flashdrives).

 

Anuncios

Tu opinión importa

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s