Home

1. A nadie le importa la toma de la Bastilla.

Comprender cómo el poder de la ciudadanía da la batalla para hacer valer sus derechos y soberanía en su territorio. Analizar cómo puede un grupo humano hacer frente y mantener la resistencia contra condiciones adversas y soportando injusticias desgarradoras por un bien común. Descubrir que una nación se construye del sufrimiento, trabajo y esperanza y que el respeto a la memoria es lo que mantiene una convicción . Cosas que realmente no interesarían a nadie.

2. No sé nisiquiera quién soy yo; entonces, por qué quiero saber quién es Cristobal Colón?

No tiene sentido tener que conocer sobre todos esos personajes de los libros de historia para ir a la universidad, tener un título, trabajo, una casa, un perro e hijos. No me interesa Cristobal Colón y sus hazañas, menos. Sobretodo cuando al leer noticias sobre comunidades a las que le ha  sido robados sus territorios y no entienda a qué se refieren con eso ni pueda realmente formular una opinión más allá de qué bien o mal me parece. A veces, para saber quién soy yo quizá sea buena idea saber sobre quienes son o eran “ellos” y qué influencia tuvieron sobre el mundo en el que yo estoy viviendo.

3. La Primera Guerra Mundial ocurrió hace demasiado tiempo.

Es necesario revisar lo que pasó hace tanto tiempo? Comprender lo que se hizo y las consecuencias de un evento en un determindado momento es importante por el aprendizaje y consciencia que genera.  Y si se tratase de olvidar el pasado solo porque es pasado tendriamos que dejar de lado cosas esenciales de la humanidad como la invención de la rueda. Pero,  ¿es posible olvidarla si la tenemos todo el tiempo en la vida cotidiana? Lo mismo pasa con las consecuencias de un hecho tan brutal como una guerra. Aunque lamentablemente al no ser tangible como la rueda del auto,  no es tan sencillo ver que el sufrimiento, caos, desesperanza, frustración y tantas otras emociones y sensaciones que millones de personas experimentaron son la causa de todo el odio que hoy vivimos.

4. La esclavitud ya nisiquera es real hoy en día.

La población negra de Estados Unidos es libre hace mucho más de un siglo. Reconocido es que al menos desde 1949 ninguna persona puede ser sujeto trabajo forzado como propiedad de otra persona. ¿Por qué analizar hechos lejanos y desactualizados? si hoy, por suerte, la mayoría de la población trabaja cada día un mayor número de horas laborales que el año anterior; está atada a contratos para poder comprar un lugar donde vivir y deliberadamente decide soportar condiciones laborales indignas para dar un mejor futuro a sus hijos.

5. Se dice que en realidad el hombre nunca llegó a la luna y aún así está en los libros.

¿Para qué hablar de mentiras y farsa?La televisión nos mostró que la linea divisoria entre la realidad y la ficción no está del todo delimitada. Ejemplos como la exploración espacial y el  viaje a la luna son sólo la punta del iceberg. Un gran icerberg de mentiras que no tiene sentido revisar porque son mentiras. Es obvio que no tiene sentido. Como, por supuesto, tampoco lo tiene utilizar una clase de historia como excusa para un debate que nos lleve a leer más allá de lo evidente para aprender a diferenciar cuándo algo está más cerca del set de televisión que de la realidad de la población.

6. Hay un millón de cosas más interesantes que revisar lo que pasó en la edad media.

Más de mil años en donde se realizó el mayor aporte cultural de la historia en términos de arte, arquitectura, filosofía, derecho y medicina. Mil años en que todo ocurrió.  Donde la obra de un selecto grupo de personajes brillantes y fuera de serie  construyeron la base de todo lo que hoy disfrutamos. Totalmente irrelevante.

7. No sirve para nada.

Imagínate si todos hicieramos algo sólo por conseguir un beneficio: dinero, por ejemplo. Las mamás no deberían tener hijos porque básicamente es un gasto tras otro. Los artistas callejeros no deberían tocar música porque nunca reciben más que unas pocas monedas. Todo el mundo debería convertirse en cirujano plástico por ser una de las profesiones cuya hora trabajada mejor se paga. El punto es que existe algo más allá del beneficio que consigues haciendo algo. Hay algo más allá de sólo hacer algo para ganar otra cosa. Eso que la psicología cognitiva lo describe como motivación es un ingrediente importante pero que está constantemente en el aire y no donde de seguro tiene el mejor lugar: el aprendizaje. Aprender historia no hará millonario a nadie, de seguro, pero aprender es en sí mismo un beneficio y la razón por la que la vida tiene sentido.

 

 

 

Anuncios

Tu opinión importa

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s